martes, 17 de noviembre de 2009

FACULTAD DE ARQUITECTURA EN LA REGIONAL NORTE; UNA PROPUESTA* dr. arq. Gustavo Scheps

* - Según fue presentada inicialmente en Salto, el 11 de noviembre de 2009. La misma se formuló a título personal y con el objetivo de proponer un consenso en torno a su interés. Obtenido, quedó abierta la posibilidad de iniciar una segunda etapa de trabajo, impulsándola en Montevideo, en la Facultad y en los niveles superiores del cogobierno de la UdelaR -como al momento de redactar estas líneas ya fue iniciado, consultando al Consejo de Farq, al Deapa y presentando la iniciativa en borrador al pro-rector Dr. Gregory Randall-; al mismo tiempo se inició la discusión del tema proponiéndose, junto con la organización de Talleres de trabajo y la apertura de un blog de discusión www.farqnorte.blogspot.com, y la redacción de un documento cuyo inicio estaría conformado por los dichos en esa oportunidad. Este texto se orienta a ese cometido.

1 - ANTECEDENTES
a - breve reseña histórica

Al instalarse en Salto, hace ya más de 30 años, la Facultad de Arquitectura optó por un modelo similar al histórico de Montevideo. En el contexto para el que esto se redacta es innecesario describirlo; baste resumir que en la actualidad, en Regional Norte, se dictan los cursos de anteproyecto desde introductorio hasta tercero y no se imparten la totalidad de las materias correspondientes a dicho ciclo. El alumnado decrece hacia los cursos superiores; muchos son los estudiantes que deciden adelantar su partida a Montevideo, y es escasa la convocatoria que los cursos de Regional tienen más allá de la propia ciudad de Salto, Paysandú (en menor grado) y zonas próximas. Muchos de los cursos son impartidos por profesores que viajan desde la capital. El resultado perceptible es una desvitalización del centro o, como mínimo, una evolución que está lejos de lo que todos podemos desear. Pocas fueron las experiencias que intentan o intentaron potenciar las peculiaridades propias de Salto; y muchas han sido las declaraciones que expresan que así debería hacerse.
La intención con se presentan estas ideas es concretar, de una vez por todas, una alternativa viable, potente y convocante. La propuesta, desde la convicción que sólo puede viabilizarse con un avance colectivo, gradual y que abarque parejamente todos los campos y agentes involucrados -o a involucrar-, se presentó por vez primera en Salto, como señal múltiple y como expresión de la intención de integrar honestamente todas las partes. Al mismo tiempo fue la manera de compulsare el interés que la iniciativa despertaba en aquellos directamente involucrados. En tanto hubo un consenso de aceptación inicial, y se apoyó la posibilidad de avanzar en la dirección planteada, se adjunta el presente documento; para integrarse a la construcción colectiva de esta suerte de ejercicio de pensamiento arquitectónico, aplicado al diseño de un espacio académico.
Aunque es inconducente discutir extemporáneamente las decisiones originales tal como fueron tomadas, puede afirmarse hoy día que el modelo no llegó a consolidarse. Muchas son las explicaciones posibles y posiblemente todas aporten algo de verdad. No es desdeñable repasarlas para no caer en los mismos errores. Pero adelantando el tiempo y a fin de simplificar la discusión, es razonable sostener que el modelo ha caducado. Al día de hoy, y no por falta de capacidad en los recursos humanos locales o por problemas de infraestructura, apenas podemos ofrecer un incompleto segmento de la carrera de arquitecto que, a lo sumo, facilita la permanencia en su hogar de algunos estudiantes locales o muy próximos. No resulta una opción de estudio razonable para oriundos de otras partes del país en tanto es notoria la ventaja de concurrir a Montevideo, donde encuentran la carrera completa y realizan un solo traslado. Todo esto confluye para desmotivar al equipo docente y profundiza la incertidumbre en torno de los mecanismos que pudieran ponerse en marcha para lograr la carrera completa en Salto, como a menudo se oye reclamar.
Es hora de pensar creativamente y con desprejuicio acerca del asunto. Hacerlo, en forma colateral, es seguro que ha de ayudar a reflexionar acerca de toda la Facultad.
De hecho, no sólo es discutible que sea viable lograr una carrera completa en la Regional sino que es profundamente cuestionable la lógica de sostener esta hipótesis como una opción adecuada a la realidad actual.
Los tiempos han cambiado y las corrientes de pensamiento contemporáneas, en relación con la enseñanza superior, aprendiendo del pasado y en busca de un más inteligente aprovechamiento de recursos humanos y económicos y en pos de un salto de calidad en términos de formación, van dejando de lado la conservadora frivolidad de clichés del tipo de “mi hijo el doctor” (o arquitecto) e inclinándose por razones más profundas, responsables, éticas y de trascendencia cultural, apuestan a privilegiar la diversidad de opciones, mediante la creación de nuevas carreras, más vinculadas a las complejas realidades que vivimos, apelando a la complementaria transversalidad de saberes, al aprovechamiento de recursos locales y regionales genuinos. Y en la integración en red de servicios de enseñanza (locales e internacionales) hacia la formulación de un sistema terciario de educación superior que fortalezca la viabilidad, sustentabilidad y excelencia de cada desarrollo.
Generar un objetivo concreto y compartido a mediano plazo parece imprescindible. Por un lado para cohesionar el grupo docente y estudiantil locales en la gestación de un proyecto común que desde la imaginación creativa apunte a la excelencia y por otro, para facilitar la relación con Montevideo, desde donde debería apoyarse la experiencia, considerándola una posibilidad de enriquecer el sistema académico que es la Facultad, y un vehículo de penetración e incidencia en el medio cultural global.

LA ARQUITECTURA COMO DIMENSIÓN CULTURAL

Perdida de presencia
Es objetivo de nuestra acción desde el decanato fortalecer la desvaída presencia de la Arquitectura como dimensión cultural. Esta afirmación puede extenderse a todo el arco sociocultural; y es constatable no sólo en la forma como suele operarse sobre el patrimonio cultural arquitectónico - paisajístico, sino también en la pérdida de presencia en ámbitos en los cuales la participación del arquitecto no sólo debiera ser importante sino inexcusable.
Hay en esto algo de responsabilidad nuestra como Facultad; pero el asunto nos excede en tanto nuestra educación formal, fuera de los estudios universitarios, adolece por completo de temas de la disciplina lo que nos sitúa en un plano de debilidad extrema. Cuesta obtener el reconocimiento de nuestro campo de acción.
Pensamos que el único camino éticamente válido y eficiente para reclamar y actuar con la presencia adecuada en el espacio de la cultura -y esto desde la exclusiva intención de devolver lo que se nos ha confiado-, es hacerlo desde una búsqueda incesante de la excelencia en nuestro trabajo académico.

PENSAMIENTO ARQUITECTÒNICO

a - Hipótesis de trabajo
La cualidad de lo arquitectónico no surge de qué hace el arquitecto, sino de cómo lo hace. Las acciones de naturaleza arquitectónica se generan, por lo tanto, en una diversidad de campos mucho mayor de los que el imaginario colectivo admite. Así como la arquitecturidad no queda definida por los productos que se generan (casas, edificios, planes) ni por los campos en que se interviene, tampoco es verosímil una lista de convalidación que establezca qué conocimientos debe poseer un arquitecto para ser arquitecto. En esta lógica, la especificidad disciplinar pasa a ser una heurística especializada, en la cual el proyecto es la cualidad esencial. Debe aclararse que no se alude acá al proyecto como acción (la versión trivial) sino al proyecto como metáfora, como alusión a la manifestación del pensamiento del arquitecto. Reitero: en la definición de una acción de naturaleza arquitectónica no importa lo que se hace sino cómo se hace; más que el conocimiento, interesa cómo se lo gestiona.
Lo anterior no deja de ser una conjetura, y ni siquiera aspira alcanzar aprobación unánime. Pero resulta una hipótesis flexible y de intensas consecuencias. Asumir que hay un pensamiento arquitectónico conduce a reflexionar que lo arquitectónico se pone de manifiesto en dispares áreas de actuación -proyecto, construcción, investigación, por citar evidentes-; que abarca la praxis y la reflexión cruzando todas las escalas.
Lo anterior implica una doble exigencia: construir estructuras rigurosas (didácticas en el caso que nos ocupa) a partir de esa peculiar especificidad – sabiéndolas siempre provisionales objetos de debate-; y operar imaginativa y consecuentemente con ellas en los múltiples contextos que integramos en tanto institución académicamente ligada al mundo académico y de la cultura en general.
Asumir esta hipótesis tiene efectos intensos cuando la analizamos especularmente: el pensamiento arquitectónico puede construirse por caminos diferentes, incluso desde recortes temáticos, siempre que el enfoque sea consciente y orientado a la construcción de los objetivo fundamentales.

b - Otras carreras
¿En que condiciones la Facultad de Arquitectura habría de plantearse desarrollar nuevas carreras? Siempre que tenga algo para decir, desde su especificidad, debe ser la respuesta.
Las nuevas carreras, si son exclusivas de Facultad de Arquitectura, podrán reconocer registros disciplinares que potencialmente puedan aislarse; si son en asociación con otros servicios –como cada vez es más frecuente- será para intervenir en ellas desde nuestra especificidad, aportando lo que ninguna otra disciplina podría. Es imprescindible este reconocimiento a efectos de fortalecer nuestra intervención y enriquecer el producto final.

PROPUESTA PARA REGIONAL NORTE: CONDICIONES GENERALES
Se reseñan a continuación los supuestos generales de la propuesta.
a - Exclusividad
Debe procurarse una propuesta académica que exista únicamente en Salto. Su alcance debe trascender lo local para resultar en un polo de atracción nacional y regional. Lo que se enseñe o investigue en Salto no debe hacerse en Montevideo; y esto no por proscripción ni prescripción; debe generarse de modo que en Salto se den las condiciones más propicias -excluyentemente propicias- para hacerlo.
Además de ser este un estímulo al fortalecimiento del nivel académico local (la aspiración es que Salto se sitúe legítimamente en la cima de un área de conocimiento) fortalecerá la demanda de la oferta educativa a nivel nacional y regional. La Facultad de Arquitectura Montevideo no deberá competir con ella sino verla como una aliada estratégica en el reposicionamiento cultural de la disciplina, y un ámbito académico con el cual propiciar intercambios enriquecedores.
El planteo de exclusividad debe plantearse mediante un cuidadoso análisis de las condiciones locales en cuanto a contexto, historia, potencialidades, recursos humanos y desarrollos ya presentes en el lugar, y en cuanto a estrategias académicas más generales que se esbozan para la región.
La propuesta habrá de sostenerse de modo prioritario con docentes e investigadores residentes en el lugar. Podrá, además, admitir la inclusión de docentes con perfiles particulares siempre que las condiciones del proyecto académico lo ameriten.

b - Formación completa
El ciclo de enseñanza deberá ser completo, obteniéndose a su conclusión un título (tecnicatura, diploma, licenciatura; esto esta para definirse) Lo esencial es obtener un ciclo completo, con la ventaja de auto sustentarse y potenciarse internamente y resultar una oferta atractiva para la radicación.

c - Continuidad futura de los estudios
El título obtenido deberá habilitar la continuidad de los estudios en la carrera de arquitecto en Montevideo si así se lo propusiera el estudiante. El reconocimiento debería admitir un avance basado en criterios de razonable equivalencia. A modo de ejemplo, si el egresado obtuviera el título de licenciado luego de cuatro años de formación se podría asimilar al nivel de anteproyecto 2 (tres años de carrera). Deberán estudiarse las posibles reversibilidades. El estudiante egresará con una sólida formación y un título que le permite desarrollar actividad laboral, facilitando su radicación lejos de la familia.

d - Alineamiento con políticas de la UdelaR
La propuesta que se formule necesariamente estará incorporada en el marco de las orientaciones de UdelaR respecto a su participación en el interior del país.
d1 Polo Noroeste
Se ha definido una orientación agroindustrial para el mismo, con inclusión de temas de energía. Participan las facultades de Agronomía, Veterinaria, Química e Ingeniería.
d2 Complementariedades
La propuesta deberá inscribirse en la concepción de un sistema terciario de formación superior con énfasis regionales, integrando redes de servicios complementarios en la formalización de carreras nuevas y asociadas a aquellas peculiaridades locales. En este sentido se alentarán intercambios y trasvases con otros servicios presentes en el área, así como con otras instituciones no universitarias –UTU, INIA por ejemplo-
d3 creditización
El plan de estudios deberá manejarse en base a créditos (de acuerdo a las normativas vigentes en UdelaR) a fin de facilitar convalidaciones y la curricularización de actividades de investigación y extensión.
d4 modularidad
El plan de estudios podrá adoptar un carácter modular en tanto puedan integrarse formaciones intermedias o acoplables a otros desarrollos fuera de la Facultad.
d5 ciclo básico
Hasta donde sea posible se adoptará como premisa de diseño del Plan de Estudios el ciclo básico en gestación para el área, de forma de lograr mayor integración y aprovechamiento de recursos.
e - continuidad de las situaciones actuales
Los procesos que se propongan deberán asegurar la continuidad de los estudios a los estudiantes que estén cursando, en las condiciones en que se inscribieron.

SALTO, CONDICIONES PARTICULARES

a - Temática
Proponemos una titulación acerca del diseño de los espacios del hábitat agroindustrial, actuando en ámbitos rurales y rururbanos
El enfoque debe apoyarse en una doble condición: 1) la autoconsistencia de la propuesta apoyada en el mayor nivel de excelencia académica. Salto debe ser el vértice en este campo de conocimiento y 2) al mismo tiempo, los contenidos que incorpore y el enfoque desde el que se procese la enseñanza debe encaminar la formación de un pensamiento arquitectónico. Ambas son condiciones indispensables para permitir una titulación responsablemente otorgada por la Facultad, o la eventual (en caso de que algún estudiante la propusiera) continuidad con los cursos de la carrera de arquitecto.

b - Interés de la propuesta

b1 Originalidad e integración a las condiciones locales
La riqueza conceptual, teórica y formal de la propuesta es muy alta, en tanto incorpora ámbitos de trabajo que resignados -por la vía de los hechos- por la práctica arquitectónica se presentan como campos abierto a la investigación, la creatividad y el aporte . Su potencialidad aumenta en tanto recoge tradiciones constructivas y organizativas que, de hecho, son rica fuente para avanzar en la creación de conocimiento. Por otra parte su novedad permita asociaciones enriquecedoras con ámbitos académicos y no académicos análogos, dentro y fuera del país, orientándose a la vez hacia donde se desarrolla actividad de punta en la materia, sin descuidar la integración a las más instaladas tradiciones. La temática abarca desafíos variados en cuanto escalas y calidad, y se abre a la más completa gama de problemáticas, desde lo funcional a lo estético y ético, pasando por un uso responsable de recursos.
Complementariamente se verifica la feliz circunstancia de que existen en Regional Norte antecedentes valiosos (reconocidos como tales por los propios docentes y estudiantes, evaluados incluso en el exterior del país) que demuestran en la práctica el interés de la propuesta. Estos trabajos, desarrollados hace una década -por lo que alguna vez fuera el Taller Experimental- resultan, además, un modelo plausible a la hora de proponer didácticas, en tanto desde el eje del trabajo de Taller como estructurador, supieron integrar al diseño en variadas escalas los estudios tecnológicos y el análisis histórico crítico.
En el mismo sentido de recoger antecedentes valiosos, hay también en Regional Norte un destacado y muy valioso avance en técnicas no tradicionales de construcción y bioconstrucción que podrán incorporarse con absoluta fluidez a los procesos de enseñanza y, al mismo, tiempo constituir una interfaz con futuras formaciones de posgrado.

b2 - Potencialidad formativa
El planteo debe visualizarse como un estímulo para establecer didácticas que respondan a la exigencia de una formación arquitectónica en el sentido profundo arriba mencionado.
Se parte de la ventaja de trabajar con un campo de conocimiento poco frecuentado, o a lo sumo visitado de modo parcial y desestructurado, por lo que los procesos de enseñanza y aprendizaje arrancan naturalmente del descubrimiento creativo, de acotadas investigaciones, con la posibilidad de establecer a la vez los planteos, las preguntas y las respuestas.

b3 - Programas/temáticas/tecnología/diseño
Los programas arquitectónicos asociados a la temática son múltiples y abarcan, citando a vía de ejemplos, la vivienda rural (individual o colectiva, permanente o transitoria), instalaciones especializados (tambos, laboratorios de control, bodegas, molinos), equipamientos (galpones, silos, locales para engorde o cría), construcciones efímeras (invernáculos, protección de cultivos); proyecto de instalaciones y organización de instalaciones productivas y equipamientos, alcanzando globalmente al paisaje productivo.
Evidentemente las cuestiones de la sustentabilidad y empleo de energías alternativas y manejo de recursos se hacen presentes y tienen fácilmente cabida los estudios de tecnologías múltiples -alternativas o convencionales, prefabricadas, de montaje o de consturcción artesanal- así como lo que refiere a instalaciones técnicas. El desarrollo de trabajos de corte histórico críticos se presenta lleno de interés, tanto en la reflexión en torno a la construcción del espacio como en los estudios tipológicos o análisis territoriales complejos a partir de la matriz que representan los establecimientos originales. Es claro que también surgirán aproximaciones a situaciones internacionales presentes o pasadas: kibutz, experiencias de producción en el exterior, comunidades, organizaciones productivas intensivas (Holanda, Nueva Zelanda, Australia -mencionemos de paso al Premio Pritzker Murcutt-) o los desarrollos en el campo de las eco-villas .
En definitiva debe tenerse presente que la formación universitaria ha de trascender la repetición mecánica del conocimiento, para estimular el espíritu crítico y la capacidad de generar conocimiento. Las temáticas son meros pretextos, hábiles soportes para la trasmisión y creación de conocimiento, y no objetivos en si mismos.
Estos objetivos generales fácilmente se ponen al alcance con la propuesta que acá se presenta. Y es claro que desde esta concepción debe desarrollarse.

b4 - Recursos humanos
Habrá de apelarse al equipo docente presente, que se complementará y proyectará hacia las nuevas áreas de conocimiento desde sus actuales capacidades arquitectónicas. Deberá procesarse una política de becas e intercambios formativos.
Un mérito de la propuesta radica en la descompresión de la exigencia planteada -que no significa una disminución de la calidad académica exigible- en cuanto a la apertura del rango requerido para calificar. Se contará con un coordinador de carrera. Eventualmente la propuesta habilita a que perfiles que habitualmente no participan de la actividad universitaria puedan aplicar a los cargos que sean necesarios.

b5 - Aperturas a la extensión e investigación
La temática se abre, como ya fue sugerido, a líneas de extensión e investigación que señalan a potencialidades locales y a desarrollos muy potentes en otros servicios de enseñanza (universitarios y no universitarios) locales e internacionales; lo que facilitará la realización de convenios, intercambios docentes y estudiantiles y la curricularización de estas actividades, también en línea con lo que UdelaR centralmente viene proponiendo.

b6 - Integración y complementariedad con otras áreas
En tanto UdelaR ya ha iniciado la radicación de equipos de investigación y docencia de primer nivel vinculados a la temática general propuesta -que se orienta en la dirección que venimos esbozando- es natural plantearse la interacción con los servicios involucrados. Es innecesario enumerar las virtudes de esta acción en términos de elevar el nivel académico, de la economía de recursos y de la riqueza inherente a los intercambios.

b7 - La cuestión del egresado y su inserción laboral.
La propuesta se alinea directamente con la concepción del país productivo planteado por todos los sectores políticos, y se asocia a la rama de lo agro industrial que, posiblemente, sea la actividad productiva que mayor desarrollo presenta en este período y en torno a la cual -curiosamente- la reflexión en términos de construcción espacial ha quedado dominantemente fuera de la actividad de los arquitectos.
El párrafo anterior expresa la potencial y latente necesidad socio económica del egresado. Pero este aspecto deberá construirse al mismo tiempo que se diseña el Plan de Estudios, y en la medida que avanzan los estudiantes en la carrera. Puede estimarse un plazo -que parece más que suficiente- de un lustro para implantar y consolidar culturalmente la demanda. Será acción que implique trabajar a nivel de autoridades políticas, asociaciones gremiales, productores y mundo académico. Las actividades de formación y preparación de la carrera serán también oportunidad en este sentido, por lo que deberán desdoblarse, también, en actividades de difusión; la extensión permitirá relacionamientos con los sectores productivos y las actividades de investigación e intercambios docentes la fluida inserción con el medio académico.
Debe entenderse que nada de esto sucede por si mismo sino que deberá estar integrado a acciones conscientes, decididas y convencidas; de cuya efectividad, tanto como de la calidad académica, depende el éxito de la propuesta.
El compromiso y la responsabilidad, en la diversidad de los campos implicados en este complejo y entusiasmante futuro deberá ser de todos los miembros de la comunidad académica de la UdelaR; en particular de la Facultad de Arquitectura y dentro de ella, en primer lugar, la asume este decanato. La dinámica principal, sin dudas, deberá ser Salteña.

Salto/Montevideo; noviembre de 2009

dr. arq. Gustavo Scheps
Decano de la Facultad de Arquitectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada